Los líderes HOY” ¿A quién le pertenece el liderazgo?

Los líderes HOY, es el título que le doy al mayor atributo que han de conformar los líderes, y es sostenerse de forma constante en el HOY.

El liderazgo es una forma de pensar que requiere ampliar las competencias de toda la estructura organizativa. Los métodos predictivos de nuevas estrategias de negocio, ya no son válidos. Las empresas se desarrollan en un continuo estado de incertidumbre, en el que, el que mejor se adapta a «no saber», juega con ventaja, y valida nuevas herramientas para crecer, innovar, y reinventarse.

Las Organizaciones son conscientes de la necesidad de contar en sus equipos, con líderes válidos para obtener y hacer sostenibles sus beneficios.

Personas cuyas competencias técnicas sean elevadas, y que además, estén entrenadas para desenvolverse en los conocidos entornos VICA.

Pero, si algo hace destacar a los nuevos líderes claramente en mi opinión, es que son personas que piensan de forma diferente, su discurso es distinto, y eso se respira, se evidencia en la forma de actuar, en la forma de trabajar con equipos, y sobre todo, en la forma de entender la empresa.

Como dice Jim Selman, el 90 % de lo que pasa en la empresa, ocurre dentro de ella.

La empresa es un órgano vivo, que se renueva de forma constante, y se somete a los continuos cambios del entorno, clientes, colaboradores, Mercado, etc… Pero lo que mejor determina la preparación de una empresa ante el cambio, es la capacidad de adaptación de las personas que la integran.

El hecho es, que el modelo de liderazgo hoy, sigue siendo un asunto clave en las Organizaciones.

Existen muchos empresarios y personalidades de éxito que han definido y estudiado cuáles son los nuevos componentes de líder de hoy, cuán han de estar formados y preparados, y a qué riesgos deben enfrentarse.

A la velocidad de un click, la empresa, puede integrar el proceso, las herramientas, y los recursos para estar dentro del círculo del nuevo estilo de liderazgo.

La cuestión es: ¿es válido el mismo modelo de liderazgo en todas las Organizaciones? ¿entendemos e interpretamos todos de la misma forma el liderazgo? Para mí, sin duda, NO.

Parece que damos por hecho que sabemos cuáles son las habilidades que debe reunir un líder hoy, comunicación, empatía, visión, motivación, co-creación, etc…incluso podemos segmentar sus cualidades y competencias.

Entonces, ¿cómo sabe la empresa cuál es su estilo de liderazgo? y ¿cómo comprueba la eficacia y eficiencia de su nuevo modelo?

Existe una lucha silente entre las Organizaciones, por reclutar a los talentos que aseguren y representan la integración de un nuevo modelo de liderazgo.

Creo que ésto es algo ineficaz; el liderazgo no es café para todos. La integración de un gran talento, o líder reconocido en la empresa, no garantiza absolutamente nada.

Las Organizaciones han de establecer valores y atributos sobre los que establecer su propio modelo de liderazgo, tomando y dejando operativas que se adapten a su estructura, objetivos y estrategias.

Para ello, en primer lugar hay que comunicar a todos los niveles de la Organización, el deseo de iniciarse en el cambio de rumbo hacia un nuevo modelo de liderazgo, y no me refiero a un e-mail corporativo en el que se da por hecha dicha comunicación, sino a reuniones abiertas en las que todos los grupos de interés participen; de esta forma, tomarán responsabilidad ante la importancia de su implicación en el proceso.

A continuación, hay que defirnir cuáles son los nuevos valores que se establecerán como pilares centrales en la estructura organizativa; valores alineados con la nueva forma de hacer las cosas, y seleccionar a los líderes que mejor se adapten a dichas definiciones y estrategias marcadas.

Algo que se olvida, una vez encontrados los nuevos valores sobre los que rediseñarse, es la suspensión de operativas ineficaces; y aunque parece lógico pensar en dejar un espacio para que nuevas formas de liderar tengan cabida, lo cierto es que no se hace. Es entonces cuando el conflicto de la saturación y sobrecarga de trabajo aparece, y es porque no se monitorizan los procesos para que las personas dejen y abandonen la forma de hacer las cosas como las venían haciendo, antes de integrar nuevas acciones.

Estos líderes deberán estar comprometidos con el logro de nuevos resultados, ampliar sus competencias y habilidades, y hacer que cada uno de los integrantes de sus equipos sean nuevos líderes. Entrenarse constantemente en nuevas habilidades, a través de las que accionar herramientas distintas.

Establecer un flujo generativo de personas que operen en distintas áreas, que diseñen redes de comunicaciones efectivas, u obtengan resultados de forma eficaz.

El definitiva el liderazgo reside en todos, el líder tiene la responsabilidad adicional de asegurar y sostener los valores del nuevo estilo de liderazgo en la Organización.